Las "declaraciones" son uno de los actos del habla más transformadores, y resultan una herramienta fundamental para generar una nueva realidad. ¿Querés saber por qué?

Las declaraciones se enmarcan dentro del Lenguaje Generativo; las declaraciones nos permite generar cosas nuevas, una nueva realidad. A diferencia de otros actos del habla como el pedido u la oferta, las declaraciones no requieren interacción con otra persona para convertirse en Promesas. Por ende están directamente relacionadas con la capacidad de acción.

Las declaraciones pueden ser válidas o inválidas. Son válidas cuando tenemos la autoridad para hacerla y podemos a su vez generar el contexto para que lo declarado se haga realidad. Por el contrario una declaración inválida surge cuando no tenemos la autoridad para hacerlas, ni el poder para que se haga realidad.

Ejemplo de declaración válida: “Voy a escribir un artículo sobre declaraciones” (tengo la autoridad y competencia para escribir el artículo).

Ejemplo de declaración inválida: “Voy a poner esta nota en la página de inicio de Google” (no tengo la autoridad para cambiar la página de inicio de Google).

La confianza en juego

Con las declaraciones volvemos a mencionar el término Confianza: al declarar nos comprometemos a actuar consistentemente con lo declarado. ¿Tendremos confianza en una persona que no se comporta coherentemente con lo que declara? Seguramente no, porque en algún punto afectará la confiabilidad nuestra para con la misma.

¿Y para qué sirven las declaraciones?

Las declaraciones sirven para generar una realidad distinta, para crear un nuevo proyecto, para salir de la resignación y entrar en acción. Y al declararlo abiertamente apostamos nuestra confiabilidad y nos hacemos responsables de lo dicho.

¿Qué declaraciones te gustaría hacer hoy?

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw