SalidaHoy empecé el día pensando que hubiera sido mejor quedarme durmiendo, no tener trato con nadie. Yendo en contra de mi instinto encaro el trabajo, y así cerca del mediodía voy a una reunión... en donde uno de los asistentes se retira haciendo un Check-Out, previo a lo que seguramente hubiera sido una pelea. ¡Y como que me molestó eso, no se dignó a quedarse y tratar el tema! Quien hubiera dicho que ese Check-Out terminaría siendo un motivo de reflexión y un evento que salvaría lo que sino hubiera sido un día perdido...

Estoy presente

Cuando asistimos a cualquier reunión hacemos un compromiso implícito con los participantes: ofrecemos no sólo nuestra presencia física, sino también nuestra presencia intelectual. De hecho, es bien sabido que la presencia física que no es acompañada por la presencia intelectual no sirve de nada... (¿cuántas veces asistieron físicamente a una clase de la facultad, para pasar el resto de la hora pensando en el fin de semana?). Una forma de hacer explícito este compromiso es utilizar el protocolo de Check-In.

Entonces, es facil concluir que en las reuniones importa la presencia intelectual de las personas. Al asistir a una reunión con el equipo nos comprometemos a estar presentes intelectualmente, a ofrecer lo mejor de nosotros y aceptar lo mejor de los demás. Nos comprometemos a enfocarnos en obtener resultados, en debatir ideas, en expresar lo que sentimos y pensamos, y en adoptar las mejores ideas, sin importar su origen.

Claro que la presencia intelectual necesita estar acompañada por un alto grado de conciencia personal: ¿cómo estoy? ¿realmente estoy enfocado en discutir resultados? ¿quiero la mejor idea, o quiero MI idea? ¿estoy enamorado de mi punto de vista? ¿estoy siendo sincero con el equipo? Mientras más nos conocemos, más conscientes somos de cómo estamos, y más podremos entregarnos y aportar al equipo con el que trabajamos.

Y aquí aparece una paradoja: mientras más concientes estemos de nosotros mismos sobre nuetra capacidad de colaborar con el equipo, antes vamos a poder descubrir cuando NO podemos colaborar. Y entonces, cuando no podemos garantizar nuestra presencia intelectual, llega el momento de retirarnos.

No doy más: me retiro de la reunión (el check-out)

El Check-Out consiste en retirarnos de una reunión en donde no podamos ofrecer nuestra presencia intelectual. Hacer un Check-Out es muy simple y consta de dos pasos: 

  1. Decir "Hago un Check-Out".
  2. Retirarse físicamente de la reunión.

Nada más, sin explicaciones, sin disculpas, sin escándalos ni show. La persona que hace el Check-Out está demostrando su ausencia intelectual con una ausencia física. El resto del equipo puede entonces seguir avanzando, sabiendo que se mantiene un entorno de presencia intelectual entre sus participantes.

Mi experiencia con un Check-Out

Como les dije al principio, hoy estuve en una reunión donde un miembro hizo un Check-Out, previo a iniciar lo que seguramente hubiera sido una discusión que terminaba en pelea. Claro, en ese momento lo hubiera querido colgar del techo: ¿¿cómo que se retira?? ¿¿justo ahora??

Y sin embargo, ahora en retrospectiva puedo ver que fue el mejor resultado de los posibles. Quien hace un Check-Out le está haciendo un favor al equipo: esa persona está dando lo mejor de si mismo, y para mantener ese compromiso decide ausentarse temporalmente hasta poder volver a garantizar su presencia.

El Check-Out es simple y difícil a la vez. Es simple de ejecutar, y a la vez requiere un alto grado de coraje, integridad y conocimiento personal. Para quien hace un Check-Out no le resulta facil enfrentar al equipo y resignar su presencia, y tampoco es facil reconocer la propia imposibilidad de aportar intelectualmente. Un Check-Out es un acto de integridad y respeto, para uno mismo y para el equipo.

Entonces, el Check-Out es una herramienta muy valiosa para los equipos que busquen mejorar su comunicación y crear relaciones de mejor calidad. Hoy lo viví en por primera vez "en carne propia", y puedo asegurar que fue una experiencia muy interesante.

Ah, ¿y cómo termina la historia? Gracias al Check-Out el equipo pudo seguir adelante con los temas, sabiendo que uno de sus miembros tuvo el coraje y la confianza de retirarse para reflexionar. Y a mi, además, me ayudó a salvar el día con esta nota

Más sobre el Check-Out

Les recomiendo que lean Cuando retirarse de una reunión para aprender más sobre el Check-Out y los compromisos que genera en quien lo realiza y el resto del equipo.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw