• Las entidades vivas de JPA Develamos el misterio: ¿qué relación mantienen los objetos con la base de datos?
  • De víctima a protagonista de tu vida Ser víctimas o protagonistas en nuestras vidas, esa es la cuestión. ¿Cuál nos conviene?
  • El Circumplex Un test de personalidad bien diferente para conocernos un poquito más.
  • La fábula de Arturo Un valiente cabellero nos enseñará las consecuencias de la deuda técnica.
  • 4 consejos para presentar como un samurai Averiguamos lo que tienen en común un samurai y un presentador efectivo.
  • Cómo alimentar nuestra creatividad Ideas para alimentar la creatividad cotidiana de los equipos de trabajo.

Dos ventanasA todas las personas que les gusta hacer multitarea, atención (si es que pueden prestar atención, claro): su cerebro puede estar en problemas.

Un grupo de investigadores de Standford descubrió que las personas que son regularmente bombardeadas con distintas fuentes de información electrónica no presta atención, no controla su memoria ni pueden cambiar de una tarea a otra con la misma eficacia que lo hacen las personas que prefieren concentrarse en una tarea por vez.

Los malabaristas digitales están por todos lados - mantiene varias conversaciones de e-mail y chat a la vez, envian mensajes de texto mientras miran televisión y saltan de un sitio web a otro mientras van completando tareas domésticas.

Pero después de realizar 3 pruebas con 100 estudiantes, los investigadores se dieron cuenta que las personas multitarea están pagando un alto precio mental.

"Absorven todo lo irrelevante. Cualquier cosa los distrae", dijo el profesor Clifford nass, uno de los investigadores que publicó los resultados en la edición de agosto de Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los estudiosos sociales hace tiempo que saben que es imposible procesar más de una fuente de información a la vez. El cerebro no puede hacerlo. Pero varios creian que estas personas multitarea podían tener ventajas en la forma en la que piensan y prestan atención.

¿Hay ventajas?

Para averiguarlo, Nass y sus colegas decidieron investigar cuál es la ventaja que tienen los multitarea.

"Buscamos para ver en qué eran mejores, pero no encontramos nada", dice Ophir, el principal autor e investitgador en el Communication Between Humans and Interactive Media Lab.

En cada una de las pruebas, los investigadores separaron a las personas en dos grupos: aquellos que usualmente hacían multitarea y aquellas que no.

En el primer experimento, se les mostró a los grupos conjuntos de dos rectángulos rojos solos, o rodeados de dos, cuatro o seis rectángulos azules. Cada configuración se mostraba brevemente dos veces, y los participantes tenían que determinar si los rectángulos rojos del segundo cuadro estaban en posiciones diferentes al primer cuadro.

A los grupos se les indicaba que ignoraran los rectángulos azules, y quienes hacían poca multitarea no tuvieron problemas. Pero quienes hacían mucha multitarea se veían constantemente distraidos por las imagenes azules irrelevantes. Su rendimiento fue horrible.

Como los que hacían mucha multitarea demostraron no poder ignorar las cosas, los investigadores pensaron que serían buenos en almacenar y organizar información. Quizás tenían una mejor memoria.

La segunda prueba demostró que esto tampoco es cierto. Después de mostrales una secuencia de letras del alfabeto, los multitarea tuvieron problemas en recordar cuándo se repetía una letra.

"Quienes hacían poca multitarea les salió bien. Quienes frecuentan la multitarea lo hicieron peor y peor a medida que avanzaban, porque seguían viendo más letras y tenían problemas en mantenerlas ordenadas en su cerebro", explica Ophir.

Y sigue el misterio

Los investigadores seguían confundidos sobre porqué los multitarea no se desempeñaban bien, así que hicieron una tercer prueba. Si quienes hacían mucha multitarea no podían filtrar información irrelevante ni organizar su memoria, quizás podrían cambiar de una tarea a otra más rápido que el resto.

Nuevamente, no.

A los grupos se les mostraron imágenes de letras y números a la vez, y se les decía en qué concentrarse. Cuando se les pedía que prestaran atención a los números, tenían que determinar si los dígitos eran pares o impares. Cuando se les pedía que se concentraran en las letras, se les pedía que indicaran si eran vocales o consonantes.

Otra vez, quienes hacían mucha multitarea se desempeñaron peor que el resto.

"No podían pensar en la tarea que estaban haciendo", dice Ophir. "Los multitarea están siempre recuperando toda la información que les aparece. No pueden mantener las cosas separadas en su mente".

Los investigadores están estudiando si estos multitarea crónicos nacen con una incapacidad para concentrarse, o están dañando su control cognitivo al intentar hacer multitarea. Pero están convencidos que la mente de los multitarea no funciona todo lo bien que podría.

"Cuando están en situaciones en donde hay múltiples fuentes de información del mundo exterior o que surge de su memoria, no pueden filtrar los datos irrelevantes para conseguir su objetivo actual", dice Wagner, un profesor de psicología. "Esta incapacidad de filtrar los hace retrarse con la información irrelevante".

Quizás sea un buen momento para dejar de leer el e-mail mientras miramos la tele, y pensemos sobre escuchar la radio mientras leemos las noticias en internet. Al hacer menos podemos lograr más.

Traducido de Media multitaskers pay mental price, Stanford study shows, por Adam Gorlick.

Seguinos en Facebook.

Facebook Seguinos en Facebook para enterarte de todas las novedades.
Seguinos en Facebook

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw