¿Alguna vez te dijiste "debería ser más productivo"? Al pensar eso, lo más probable es que te imagines haciendo más. Trabajar más horas, terminar más trabajo en esas horas, limpiar la bandeja de entrada, sacar la basura... tan sólo pensarlo nos deja agotados.

Sin embargo, el tema es que no necesariamente vamos a ser más productivos - produciendo más cosas importantes en nuestras vidas - si constantemente hacemos más y más cosas. La verdadera productividad podría ocurrir al hacer menos.

De en serio, menos es más

Seguramente ya conocés al principio de Pareto - el 80% de los resultados proviene del 20% del esfuerzo (por ejemplo, el 80% de las ganancias proviene del 20% de los clientes).

Aunque esto no es cierto para cualquier situación, es un buen principio para recordar. Quizás haya algunas áreas de tu vida donde estás gastando mucho esfuerzo para obtener resultados muy escasos.

Al hacer menos - recortando en esas áreas que no importan - vamos a tener más energía, foco y entusiasmo para hacer las cosas que hacen la diferencia.

Para probar: armate una lista de tareas diarias, o escribí tus compromisos - todas esas cosas que te sentís obligado a hacer. ¿Hay algo que puedas quitar?

¿Eficiente o efectivo?

Los consejos sobre la productividad en general tratan de hacernos más eficientes. Tener una lista de pendientes. Usar un cronómetro para mantenernos en rumbo. Gestionar rápido los emails. Aprender algunos atajos de teclado.

Suele ser un buen consejo - pero resulta fácil empezar a perder el punto. No alcanza con ser eficiente - seguro, podés ir terminado los elementos de tu lista de pendientes cada vez más rápido, ¿pero valía la pena trabajar esos elementos?

Por otro lado, ser efectivo significa prestarle atención al impacto de nuestras acciones. Aunque la eficiencia y la efectividad se apoyan entre si, suele haber cierta tensión entre ambas. Para ser efectivos, debemos dejar de estar ocupados y mirar las verdaderas prioridades de nuestra vida.

Para probar: Hoy, en vez de pensar en terminar una pila de tareas, enfocate en una o deas que realmente sean importantes.

Crea tu propio significado

¿Qué cosas cuentan como "trabajo productivo" para vos?

La definición cambia de persona a persona y depende del contexto. Quizás tu día laboral parezca productivo, junto con algunos proyectos hogareños, pero leer una novela sólo sea una forma de relajarse. ¡Un estudiante de Literatura lo vería muy diferente!

Un área en particular donde muchas personas tienen problemas es en la crianza de los chicos - algunas personas llegan a sentir que no pueden terminar su trabajo "real". Me encanta el punto de vista de Charlie Gilkey al respecto:

Si alguna vez te encontrás tratando de balancear el ser productivo con estar con tus hijos, es hora de que re-evalués tu concepto de productividad. Ser un buen padre es una de las cosas más productivas e importantes que podrías hacer. (Charlie Gilkey en Being A Good Parent *Is* Being Productive, Productive Flourishing).

En última instancia, sólo vos podés decir qué es productivo. Y a menudo, un recreo para relajarse o un espacio para pensar y planificar son cosas mucho más productivas que simplemente tomar la siguiente tarea de la lista.

Probá esto: Observá algún área de tu vida que parezca una pérdida de tiempo. ¿Realmente lo es? ¿O es algo que la sociedad no valora lo suficiente? Vos podés decidir que sea importante.

¿Cómo podés hacer menos y empezar a ser más productivo hoy mismo?

Traducido de Productivity doesn't mean doing more, por Ali Luke.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw