En los más de cinco años que llevo enseñando y promoviendo Scrum llegué a rechazar la idea de ver a Scrum como una metodología, o un proceso, y promuevo el concepto de Scrum como un marco para desterrar la disfunciones organizacionales y darle poder a los individuos para lograr una nueva forma de pensar el trabajo: Scrum es una fuerza para el cambio. Más recientemente, y coincide con la popularidad de Kanban, escucho hablar sobre Kanban y Scrum como herramientas: por ejemplo, Scrum vs. Kanban, por Henrik Kniberg. Y esto me preocupa.

Cuando doy cursos de capacitación, o trabajo dentro de organizaciones como consultor de Scrum, a menudo enseño el arte de la estimación relativa, y en el proceso enseño la Planificación de Poker. La Planificación de Poker es una herramienta. La plantilla de historias diseñada por Mike Cohn es una herramienta. De la misma forma, usar una pelotita para hablar durante la reunión diaria, una línea de tiempo en la retrospectiva, y otras tantas técnicas que usamos para hacer nuestro trabajo pueden considerarse herramientas. Pero Scrum por si mismo no es una herramienta. Scrum es una forma de pensar cómo hacemos nuestro trabajo, es un estado mental, un viaje, una exploración de nosotros mismos y del entorno. Reducir Scrum a "una herramienta" es olvidarse por completo de su magia, y volver a un mundo de mejores prácticas y procesos repetibles. No, eso no es un gran avance. Piénselo.

Me entristece ver a Henrik Kniberg (y otros) reducir Scrum a "sólo otra herramienta", junto con Kanban y XP. Kanban parece ser una herramienta para mejorar y medir la eficiencia de los procesos y la cadena de valor, y se puede aplicar junto a Scrum en una situación de requerimientos con cambios continuos. XP es -potencialmente- una forma de ser, y no una herramienta. Sin embargo fue reducido por muchos (¿la mayoría?) a un conjunto de prácticas de desarrollo y herramientas (TDD, integración continua, etc). Creo que, como Scrum, implementar XP de en serio está más allá de la zona de comfort de la mayoría de las personas.

La otra dirección a la que veo avanzar Scrum es hacia las Mejores Prácticas. Me siento incómodo cuando veo a Jeff Sutherland intentar alinear Scrum con CMMi. No me opongo (no todavía), y espero poder aprender más sobre la dirección que va Jeff, pero siento que es un movimiento hacia la hiper-productividad, grandes ganancias y  ultra-eficiencia, y por lo tanto se aleja del placer de trabajar. Creo firmemente en el valor de negocio y el aumento de ganancias a partir de un sentimiento de amor y satisfacción por lo que hacemos, por el involucramiento y la pasión, y no por estár alineados en ser hyper o ultra algo. Quiero ver el Scrum de las Personas, y no el Scrum del Vicepresidente, o el Scrum del CEO, o el Scrum de la super consultora. Creo que el Scrum de las Personas es la única alternativa sustentable y verdadera.

El Scrum de las Personas es creado por las personas para las personas, y no está dictaminado por un libro o un curso de capacitación o una consultoría. El Scrum de las Personas crece orgánicamente a través de la educación, la práctica, los errores y la reflexión. Le doy la bienvenida a las mensajes opuestos de distintos practicantes de Scrum, todos los desacuerdos y posturas en los blogs. La industria del conocimiento es un lio, y los equipos que trabajan colaborativamente necesitan encontrar su propio camino en esto. Personas que ayudan a personas. Va a llevar un tiempo. Y no nos rendimos.

Scrum es un marco para el cambio organizacional y la libertad personal. No es una metodología. No es un proceso. Es mucho más que una herramienta. Scrum nos desafia a pensar en el mundo de una forma completamente nueva y diferente. Debemos aprender a dejar de asociar y comenzar a dibujar cosas locas con colores en hojas de papel en blanco. Recién entonces comenzaremos a entender.

Traducido de The people's Scrum, por Tobias Mayer.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw