En uno de mis vuelos, pasé por una librería en el aeropuerto de Guarulhos y compré el libro "Una Breve Historia del Mundo" de Geoffrey Blainey. El libro es excelente y lo he leído casi todo en el vuelo de unas horas. Este libro narra la historia de la humanidad en una manera muy agradable, porque el autor tiene una excelente capacidad de resumir y contar sólo los datos más interesantes.

En esos momentos donde la comunidad de desarrollo de software estamos discutiendo sobre auto-organización, Scrum, ágil y otras cosas, la lectura de Blainey viene bien. Como por increíble que parezca, no tiene sentido que las personas crean que la auto-organización es algo extraordinario! Para avanzar en esta cuestión, la auto-organización es algo que la humanidad practica desde hace miles de años y de alguna manera que se perdió en los últimos 100 años.

En el período paleolítico, tiempo de la historia que duró aproximadamente 2 millones de años, el hombre se desarrollo viviendo en pequeños grupos de hasta 20 personas. Eran tribus nómades que salieron de África y se localizaban atrás de lo que la naturaleza les ofrecía (frutas, raíces, pesca, caza, etc ...). Es fácil imaginar la forma en que estos grupos se auto-organizaban, a pesar de tener un liderazgo de los mas experimentados (probablemente en las actividades de la caza). En este período frío en la historia la mayor responsabilidad de un ser humano era sobrevivir, y era una cuestión de supervivencia desarrollar el habla. El hecho del ser humano necesitar de formas de comunicación explica un poco esta forma de vida.

En este período hubo un gran aislamiento. No había por ejemplo un grupo de 50 humanos en el mismo lugar, porque un grupo grande no conseguiría sobrevivir de los recursos locales por un tiempo más largo que un par de semanas. Los grupos vivían en cuevas y temían a la noche, así como a los grandes animales.

Pinturas rupestres: una manera de "modelaje" de la comunicación

Incluso en tiempos prehistóricos, lentamente, a lo largo de un período de 10 mil años conocido como el "Pasaje", la tierra se calentó, muchos glaciares se derritieron aumentando el nivel de los océanos y el mapa del mundo se forma como lo conocemos hoy. La Tierra comenzó a tener más lugares habitables, había un significativo aumento de la población mundial, el hombre poco a poco comenzó a desarrollar la agricultura y pasó de nómade a sedentario. Este período se fue llamado Mesolítico y se caracterizó principalmente por el dominio del fuego.

Continuando con la historia, como un hombre sedentario es menos dependiente del estado de ánimo de la naturaleza, surgieron las tribus y clanes mayores. Construyó casas que formaron las primeras aldeas, pero aún así tenía un profundo sentido de cooperación. Había quienes plantaban, había quien cazaba e incluso la cria/domesticación de animales pequeños se desarrollo. El establecimiento del hombre en una ubicación fija, lo tenemos en el Neolítico. Todavía durante este período, no hay ninguna razón para creer en cualquier estructura rígida de control: no había relación de empleo y la formación social era simple y auto-organizada.

Con el dominio de la fundición y otros avances tecnológicos tales como el riego y el uso de herramientas, en la era de los Metales (fin de la Prehistoria), el hombre organizó las primeras ciudades-estado y reinos donde había comercio basado en el intercambio. Apareció la navegación y las guerras. Sin embargo, el día a día de las personas era la siembra y la artesanía (herramientas, prendas de vestir, cerámica), en constante auto-organización por lo general en pequeñas estructuras familiares. En este período de guerras y conquistas, hubo dos grupos no "auto-organizados", los ejércitos y los esclavos. Los ejércitos no son, lógicamente, auto-organizados, en su esencia, pues no tiene sentido tener una reunión diaria para decidir en grupo "quien va a morir hoy". Generalmente, un general o capitán toma la decisión por vos.

Hasta este punto, cubrimos la mayor parte de la historia de la humanidad, y vemos que la dinámica interna del trabajo productivo (fuera los militares y esclavos), en líneas generales, era el hombre obedeciendo a la naturaleza sobre la época para plantar, regar y cosechar. No había "jefes" para mandarle a los trabajadores lo que tenían que hacer en su "día a día" (No estoy entrando en el abuso de sustancias en los modos de producción). Este período abarca desde el Neolítico (unos 10.000 aC) hasta la Revolución Industrial (entre los siglos XVII y XIX), el trabajo consistía basicamente en plantar, criar animales y crear nuevas formas de protegerse del frío, siempre en pequeñas estructuras familiares. El trabajo de labrar siguía siendo la responsabilidad de los agricultores y ellos dominaban el arte. No tenían gerentes de proyectos o algo similar. No tenía nadie diciendo cómo y en que orden las cosas tendrían que suceder. Si vas a cualquier sitio familiar aquí en Vinhhedo, desde donde escribo (bebiendo un excelente vino de producción local), podes todavía encontrar una estructura descentralizada y cooperativa que todavía perdura, incluso en el siglo XXI.

En el comienzo de la Revolución Industrial cambió la manera de ver el capital y al trabajo, y sin comentar los cambios económicos y políticos. Brevemente la revolución industrial es sinónimo de automatización. Con la creciente automatización de la agricultura y otros avances tecnológicos, los rigores del campo se tornaron mas leves. Las personas dejaron las granjas y se asentaron en las ciudades. Pasaron a trabajar no sólo plantando, también vivieron de la fabricación de prendas de vestir, herramientas y máquinas - un renacimiento urbano - tendencia que ya se venía desarrollando desde la Edad Media. Aún con estos cambios, las guerras y los cambios en el clima que podrían socavar la agricultura todavía cientos de miles morían de hambre.

El trabajo infantil sigue siendo muy actual en el siglo XX

Los cambios de este siglo se han acelerado. Hemos tenido el impulso de las dos Grandes Guerras. Personas como Tylor, Fayol y Ford añadieron mucho al pensamiento industrial y al pensamiento económico. Llegamos al Mundo Global y a la era de la Información.

A pesar de haber echo eso, el objetivo de este artículo no era sólo contar historia, pero leyendo el libro de Blainey, escribirla me parecía irresistible. El objetivo aquí es decir que realmente no hay excusa posible para no tener auto-organización entre los profesionales del conocimiento y de la alta tecnología que son los desarrolladores de software. La Auto-organización es algo que forma parte de la existencia humana en estos miles de años de existencia. Es algo natural para un ser inteligente y racional. La falta de conocimientos, el miedo, las limitaciones en la comunicación y las barreras culturales nunca fueron motivos para no existir la Auto-organización en la historia. Un hombre del período Paleolítico, vistiendo pieles, huyendo del frío, temiendo a grandes animales y sin saber controlar el fuego se sabía Auto-organizar. 

Es simplemente inconcebible que un desarrollador, leyendi este blog en un MacBook, esperando un vuelo en un aeropuerto internacional y hablando con su iPhone, necesite de alguien para organizar su trabajo con su equipo de desarrollo.

Piénsalo, Homo sapiens ...

La auto-organización no excluye las jerarquías, sino que puede disminuirlas. A pesar que las barreras jerárquicas están cayendo, aunque lentamente, ellas van a seguir existiendo. Google quizás sea la mayor empresa MENOS jerarquizada que existe, igualmente existe la jerarquía. En las metodologías ágiles, la auto-organización tiene reglas y el equipo obedece al cliente. La auto-organización no es Anarquía. Básicamente tenemos que dejar de hacer "micromanagement" que es el estilo de quien no cree en la auto-organización.

¿Pensas que es mas cómodo recibir órdenes y tareas? ¿Estás dispuesto a realizar el trabajo de análizar criticamente lo que te piden?

Basado en Auto-organização é Natural

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw