Uno de los temas que más me ha tocado hablar en los últimos tiempos es el de los cambios, sean estos cuales fueran, y tengo ganas de hacer un par de post tratando este tema tan importante en nuestra vida, ya sea que hagamos los cambios concientemente o en forma inconsciente. Por la naturaleza humana y por estar dotados de emociones desarrollamos muchos hábitos durante nuestra vida, y con seguridad les puedo decir que gran parte de ellos los adquirimos durante nuestra niñez, donde en sus distintas etapas  (infancia, adolecencia) vamos formando nuestros valores y referencias.

Quien puede decir que no guarda algo en su casa que ya no le sirve, o lo que es peor, cuando uno se va de la casa de los padres, allí deja un pasado que muchas veces no queremos tirar (juguetes viejos a veces hasta rotos, ropa vieja que seguramente pensamos que algún día nos hará falta, viejos dispositivos electrónicos, en fin). Estos son hábitos, y los mismos son ejemplos de cómo queremos seguir apegados a momentos que nos marcaron en nuestra vida. Estas cosas nos traen recuerdos de momentos felices y quizás inconcientemente tenemos la esperanza de poder disfrutar otra vez un momento similar. Estos recuerdos también muestran muchas veces cómo nos comportábamos y pensábamos, y obviamente esto ocasiona efectos para nuestra memoria: efectos de nostalgia, de melancolía, de un pasado que no se volverá a repetir, aunque queremos tenerlo presente.

Y así, a medida que nos pasan los años, vamos teniendo más hábitos y más apegos, y pasan a formar parte de nuestras experiencias personales, profesionales y familiares.

Cuando pasamos un largo tiempo en alguna actividad, comenzamos a creer que solamente esa es nuestra función. Nos habituamos a realizar tareas de una forma determinada, y así creemos que nuestra metodología es la ÚNICA que puede ser utilizada. A algunos también nos paso que pensabamos que eramos indispensables para alguna de las cosas que hacíamos, y que si nosotros no estabamos, nadie las iba a poder hacer.

En la revolución industrial, muchos cambios se han producido para todos: imagínense de pasar de tareas manuales, a comenzar a trabajar con máquinas, y el efecto que eso provocó en las diferentes industrias y en las personas que trabajaban en cada una de ellas. Pasamos en forma general de hacer máquinas a controlar máquinas. Estos cambios trajeron hechos positivos para todos, de eso no podemos dudar. Aún así ¿quiénes fueron los ganadores? Los ganadores fueron los que se adaptaron a los cambios y a las innovaciones, aprendiendo a utilizar nuevas herramientas, y así pudieron garantizar su empleo y diferenciarse de otros que se quedaron sin conocimiento ni habilidad para esa época.

Para muchos de nosotros cambiar es muy complicado, y a veces traumático, ya que necesitamos para eso modificar muchas veces conceptos y actitudes, y salir de nuestra zona de confort. Siempre vamos a tener resistencia, explícita o implícita, ya que en general ellos provocan MIEDO en los más profundo de nosotros , y por ello es necesario comprender rápidamente e internalizar que la mayoría de ellos tienen por finalidad proporcionar mejoras, a veces de una manera que no nos imaginamos.

Lo mas importante de entender es que la felicidad y realización no están condicionadas sólo al pasado, o a lo que siempre hicimos. Los cambios mejoran nuestra calidad de vida, pensá en las cosas que no existirían en nuestras vidas sin cambios y avances tecnológicos (cine, viajes...).

CAMBIÁ, revisá tus conceptos, recordá que el mundo seguirá funcionando, optes por cambiar o no, recordá la era industrial y las consecuencias de los que elegieron cambiar y las de los que no, vos elegís (aunque no hagas nada, igualmente así estás eligiendo NO CAMBIAR y las consecuencias de ello en tu vida).

Se feliz, con tus nuevos descubrimientos, con tus cambios, eso es lo mas importante.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw