trigo¿Saben quién es el hombre de la foto que sigue? Su nombre es Trofim Lysenko, y es el padre de la vernalización. Lysenko pensaba que para que el trigo fuera resistente al frio y a la humedad, había que exponerlo a este ambiente, de la misma forma que se puede enseñar a una persona a tolerar el dolor exponiéndola a eso. Puede parecer como evolución, pero la diferencia es que la evolución no actúa en la generación actual; afecta generaciones futuras haciendo que las sepas tolerantes sean más comunes.

Lysenko hizo que los granjeros plantaran semillas en tierras inundadas y congeladas. El resultado fue desastroso. La producción no se triplicó como prometió Lysenko, en cambio disminuyó o cesó por completo.

Trofim lysenkoEste hubiera sido el fin de la historia si no fuera por una serie de desafortunadas coincidencias. Estamos en tiempos de Stalin, en su propia tierra. Entonces, incluso aunque el plan falló y millones de personas murieron, la práctica se siguió aplicando y hasta se expandió en toda la Unión Soviética. No fue sino hasta 1960 que la Unión Soviética levantó la prohibición sobre la genética y de a poco se fue alejando de la vernalización. El costo en vidas humanas es incomprensible, estamos haboando de millones de personas que murieron de hambre. Entonces, ¿qué salió mal?

Bueno, si por un instante ignoramos al hombre del enorme bigote y sólo miramos a Lysenko y su equipo, podría decir que el problema no fue la idea. Si, la idea demostró estar equivocada, pero el problema no es tener ideas locas. El problema fue seguir el plan incluso cuando obviamente no funcionaba.

A menudo es doloroso admitir que estamos equivocados. Dependiendo de nuestro orgullo, puede resultar muy doloroso. Pero si somos personas sanas el dolor debería irse. El dolor es temporal.

Si usamos el método científico y seguimos planificando, seguimos evaluando, si nos mantenemos ágiles, podemos cambiar el dolor por el placer de superarnos.

No estoy seguro si Lysenko se dio cuenta que estaba equivocado. Murió en 1976, y me resulta dificil creer que nunca, en lo más profundo de su ser, sospechó que estaba equivocado. De todas formas, seguro que algunos miembros de su equipo se lo cuestionaron. Y sin embargo, llevó varios décadas tomar una acción.

En el desarrollo de software, los líderes de proyecto a menudo nos encuentramos en la situación de Lysenko, tomando hipótesis equivocadas en un problema o para armar un plan. Y tenemos que enfrentar el hecho que nos equivocamos. Tenemos que reunir a nuestros clientes y explicarles el nuevo plan y la nueva hipótesis. El dolor no será menos si esperamos. Tan sólo miren a Lysenko, ¿a cuántos les pareció bien continuar ese plan por tanto tiempo?

Entonces, el dolor es temporal, la planificación dura por siempre.

Obviamente este es un juego de palabras de la conocida cita de Lance Armstrong. El original es "El dolor es temporal, abandonar dura por siempre". Si dejamos de planificar, si dejamos de responder al cambio y a nuevas situaciones, estamos abandonando nuestra responsabilidad. El líder de proyecto que se aferra a un plan fallido está abandonando su responsabilidad como gestor y se convierte en un administrador. Supongo que no es tan malo como lo que hizo Lysenko, pero la mayoría de nosotros no trabaja para Stalin.

Traducido de Pain is temporary, planning lasts forever, por Anna Forss.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw