megafono¡Necesitamos personas que puedan comunicarse!

Levantá la mano si has oído hablar de esta línea por lo menos mil veces. De hecho, probablemente la escuchaste tanto que ya perdió su significado. Comunicación, como yo enseño y entreno, es el pegamento que mantiene una organización en conjunto. Es el medio para intercambiar ideas, aprender unos de otros, y quizás lo más importante, conectar el uno al otro.

"La comunicación y las habilidades interpersonales siguen estando en la parte superior de la lista de lo que más importa a los reclutadores". Esto es según la encuesta de Harris Interactive / Wall Street Journal Business School publicada en septiembre de 2007.

Entonces, ¿por qué dejamos de lado la importancia de la comunicación hasta que se convierta en un problema?. Una de las razones puede ser porque no nos tomamos el tiempo para cuantificar lo que entendemos por "comunicación".

Por eso me pareció refrescante la entrevista de The New York Times de Adam Bryant con Richard Anderson, CEO de Delta Airlines. En la entrevista, Andersondefinió sus expectativas para una comunicación eficaz.

Conocer los fundamentos. "La gente realmente tiene que ser capaz de manejar la palabra escrita y hablada", dijo Anderson. Expresarse bien verbalmente, así como en papel o por correo electrónico. La falta de comunicación de forma coherente deja a la gente con dudas sobre lo que se espera de ellos.

Pensar con claridad acerca de lo que se dice. Anderson no es un fan de PowerPoint. Los puntos, sin un "sujeto, un verbo y un objeto", no transmiten "pensamientos completos." Para Anderson, el PowerPoint no es el problema, sino los ejecutivos que lo utilizan como una ayuda para la reflexión.

Prepararse para las reuniones. Los documentos para las reuniones deben ser distribuidos con anticipación, y deben ser claros y concisos. Anderson también quiere que las reuniones "empiecen a tiempo." Eso es todo parte del proceso de preparación. Muy a menudo las reuniones se dispersan, porque antes de que comiencen los directivos y empleados no tienen el tiempo para pensar acerca de lo que dirán antes de decirlo.

Participar en el debate. "Yo quiero el debate", dice Anderson. "Quiero escuchar la perspectiva de todo el mundo, por lo que intento hacer más preguntas que declaraciones". Con demasiada frecuencia, ya sea debido a la presión de tiempo o tal vez una sensación de más importancia, los ejecutivos no dejan en claro que quieren oír los puntos de vista alternativos. Este enfoque conduce al "pensamiento grupal", y a que nadie habla.

Escuchar a los demás. Los debates no tienen sentido si nadie está escuchando. A Anderson no le gusta ver a los gerentes revisando sus Blackberrys en las reuniones. Si lo hacen, demuestra la falta de "atención" y es similar a la lectura de un periódico durante la reunión, dice Anderson. Si lo hacen pasan menos tiempo escuchando. Por ese motivo, muchos gerentes terminan mal informados y, a su vez, están mal preparados para hacer frente a cuestiones que posteriormente se transforman en problemas.  El tiempo gastado escuchando podría podría haber evitado esos desastres.

"Medir lo que se valora" es un refrán utilizado por los profesionales de la indemnización en referencia a la armonización de recompensas para los objetivos corporativos. La misma filosofía se puede aplicar a la comunicación. Si valorás la capacidad de comunicación, deberás reclutar, formar y contratar para ello. Las habilidades orales y verbales son una línea de base; las organizaciones también tienen que mirar en el contexto más amplio de cómo se utilizan esos conocimientos para informar, persuadir, inspirar y entrenar. Requiere años de práctica y el ejemplo. Corresponde a los líderes mostrar el camino de comunicación con claridad, y también enseñar a otros a hacer lo mismo.

Traducido de Five Ways to Sharpen Your Communication Skills

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw