Hay una vieja historia publicada en el libro El águila y la Gallina, que fue escrito por el teólogo Leonardo Boff, que narra la pequeña historia de un naturalista que, después de numerosos intentos, consigue hacer que un águila descubra su real capacidad de realización, pero antes de eso, la misma desconocía totalmente estas capacidades, debido a haber sido criada desde pequeña en la condición de gallina por un agricultor, por lo que siempre ha creído y actuado como tal, o sea que en su mente y en su contexto, ella sólo sabía ser gallina, por lo tanto, no volaba, no cazaba y siempre vivió dentro de un gallinero limpiando y comiendo maíz.

Este ejemplo ilustra con bastante sencillez, la capacidad de facilitar el desarrollo de un individuo, a fin de que el mismo pueda desarrollar y alcanzar sus objetivos y los resultados que quiere (individuales o en un equipo). Es esa capacidad de facilitación, la característica vital de los líderes dentro de las organizaciones que desean estar en el estado descrito por Peter Senge, como "La empresa que aprende".

Pero como muestra la fábula del Águila y la Gallina, has que las personas descubran su potencial, puede ser enormemente difícil y desafiante, debido a que a la gran mayoría de nosotros estamos condicionados por la sociedad a tener sólo resultados medios y hacer las cosas sólo para un mundillo específico, haciendo que muchas veces seamos "imbéciles expertos o especializados", como narra Domenico De Masi en su libro el Ocio Creativo.

Quien nos puede ayudar

Esa facilitación de autodescubrir el potencial es el núcleo que sustenta las actividades de una imagen muy común hoy en día: El entrenador, que a menudo es recordado como un técnico o entrenador en cualquier equipo, sin embargo, la mayoría de la gente desconoce el verdadero significado de ser un entrenador para un equipo o para un individuo.

Por lo tanto, es crucial recordar que la palabra entrenador, debido a su etimología, significa algo así como: "Vehículo (medio) para el transporte de personas", o sea, por naturaleza, un Entrenador es el medio que facilita que las personas alcancen sus objetivos. Por supuesto, en la actualidad hay una serie de técnicas y mantras organizacionales para desarrollar nuestra capacidad de facilitar o entrenar en nuestras organizaciones y para ilustrar esto, cito a continuación algunos de estas habilidades y técnicas esenciales para ser un buen Entrenador:

Habilidades y Técnicas

  • Hacer y estimular la confianza
  • Difundir el intercambio de ideas
  • Aplicación de técnicas para facilitar la comunicación, principalmente dirigidas a la eliminación del ruido en los diferentes canales en las organizaciones
  • Promover un estado de aprendizaje continuo en las personas (incluso en usted mismo!)
  • Estimular la mejora continua en cada uno de los individuos beneficiarios y en los proveedores de Entrenamiento
  • Desarrollar un compromiso con los objetivos en todas los individuos del grupo
  • Tener la capacidad para escalar los resultados a través de la formación de multiplicadores de Coaching, es decir, el famoso Coaching los Coaches
  • Identificar y ser capaz de facilitar la eliminación de los obstáculos y los conflictos
  • Mantener la constante retroalimentación de los resultados en todos los niveles necesarios
  • Crear, cuando sea necesario, el espíritu de auto-organización en los equipos
  • Fomentar la motivación constante del grupo
  • Reconocer y deconstruir los mecanismos de defensa en quien recibe el Coach
  • Tener los recursos (técnicos, cognitivos, o de entretenimiento) para aprovechar los conocimientos y la experiencia

Quien puede ser Entrenador/Facilitador

Pero, por encima de todas esas habilidades citadas anteriormente, algunas experiencias positivas dentro de las organizaciones, me hacen creer que todos tenemos la capacidad para ser grandes entrenadores, porque por la propia naturaleza humana y la necesidad de evolución de nuestra especie, obligatoriamente ejercitamos el acto de recibir o proporcionar entrenamiento. Por ejemplo: ¿Sabías que el primer entrenamiento que has recibido en tu vida, fue hecho por tus padres? Así ellos de la manera más paciente posible, te mostraron e incentivaron  a que descubras que podías aprender a caminar, hablar, pensar, crecer, etc.

¿Y sabes qué es lo mejor, vos un día también proporcionarás (o ya proporcionaste) ese entrenamiento a alguien? Es decir, todos nosotros tenemos la capacidad natural para ser entrenadores/facilitadores, sólo es necesario prácticar y desarrollarlo en otros ámbitos de nuestras vidas, por ejemplo, en nuestras organizaciones, dentro de nuestros equipos o dentro de nuestros proyectos. Así que espero que este breve texto, te ayude a ver esa capacidad y te estimule y aliente a aplicarlo también en sus relaciones de trabajo, sean ellas de cualquier tipo.

Basado en Fazendo uma águia voar através do Coaching e Facilitação

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw