Emoción: un término que lleva más de un siglo generando debates entre psicólogos y filósofos. Daniel Goleman, autor de Inteligencia Emocional, explica este eterno debate, sugiere una definición clara, y nos explica una posible clasificación para entender mejor lo que sentimos.

En su sentido más literal, el diccionario define "emoción" como "cualquier agitación o variación en la mente, sentimiento, pasión; cualquier estado mental excitado o vehemente". Daniel Goleman usa el término "emoción" para referirse a un sentimiento y a pensamientos distintivos, estados psicológicos y biológicos, y a un rango de predisposición a actuar. Existen cientos de emociones, junto con sus mezclas, variaciones, mutaciones y detalles. De hecho, existen más variedades de emociones que palabras para nombrarlas.

Los investigadores continuan discutiendo sobre qué emociones se consideran primarias (como el azul, rojo, amarilllo de las emociones, a partir de las cuales aparecen todas las demás), o incluso si existen estas emociones básicas. Algunos teóricos proponen familias básicas de emociones, aunque no todos están de acuerdo. Los candidatos principales y algunos de los miembros de estas familias de emociones pueden ser:

  • Enojo: furia, ira, resentimiento, exasperación, indignación, molestia, irritabilidad, hostilidad, y en el extremo, el odio patológico y la violencia.
  • Tristeza: melancolía, lástima, soledad, desesperación, dolor, y como patología la depresión severa. 
  • Miedo: ansiedad, aprensión, nerviosismo, preocupación, terror; y como patología, la fobia y el pánico.
  • Disfrute: felicidad, alegría, orgullo, excitación, gratificación, satisfacción, euforia, éxtasis, y en el extremo, la manía.
  • Amor: aceptación, amistad, confianza, bondad, afinidad, devoción, adoración.
  • Sorpresa: shock, asombro.
  • Disgusto: desprecio, desdén, aversión, aborrecer, repulsión.
  • Remordimiento: culpa, vergüenza, humillación, arrepentimiento, mortificación.

Por supuesto que esta lista no resuelve todas las preguntas sobre cómo categorizar una emoción. Por ejemplo, ¿qué pasa con mezclas como los celos, que es una variante del miedo mezclado con tristeza y miedo? ¿Y qué pasa con las virtudes, como la esperanza y la fe, el coraje y el perdón? ¿O cómo clasificamos a otros vicios clásicos, sentimientos de duda, pereza o aburrimiento? No hay respuestas claras; los científicos continuan debatiendo sobre cómo clasificarlas.

La teoría de que existen un conjunto de emociones básicas proviene del descubrimiento de Paul Ekman, de la universidad de San Francisco. Ekman descubrió que hay cuatro expresiones faciales (miedo, enojo, tristeza y alegría) que son reconocidas por todas las personas en distintas culturas del mundo, incluyendo personas sin enseñanza ninguna, y sin exposición al cine o a la televisión. Ekman le mostró fotos de rostros de expresiones faciales a personas de culturas tan remotas como los Fore de Nueva Guinea (una tribu aislada de la Era de Piedra), y encontró que todos reconocían las mismas emociones básicas. Esta universalidad de la expresiones faciales sober las emociones fue mencionada por primera vez por Darwin, que lo vio como evidencia de las fuerzas de la evolución, almacenando estas señales en nuestro sistema nervioso central.

En la búsqueda de estos principios básicos, Goleman sigue a Ekman y a otros en pensar las emociones en términos de familias o dimensiones, usando a las familias principales (enojo, tristeza, miedo, alegria, amor, remordimiento, y demás) como puntos iniciales en la infinidad de nuestra vida emocional. Cada una de estas familias tiene tiene un núcleo emocional, con sus emociones derivadas saliendo de este centro en incontables mutaciones. En la parte más lejana están los estados de ánimo que, técnicamente hablando, son más "apagadas" y duran mucho más que una emoción (es raro estar con furia todo el día, aunque resulta común estar con un estado de ánimo molesto, irritable, que puede desencadenar en un enojo grande). Más allá de los estados de ánimo está el temperamento, la predisposición para evocar una emoción o estado de ánimo en particular que hace a las personas melancólicas, tímidas o alegres. Y más allá de estas predisposiciones emocionales están los desórdenes emocionales, como la depresión clínica o la ansiedad, en las cuales las personas se sienten perpetuamente atrapadas en un estado tóxico.

Traducido de Emotional Intelligence, por Daniel Goleman.

Seguinos en Facebook.

Publicá tus artículos.

Publicar Convertite en redactor para Dos Ideas y compartí tus conocimientos a una comunidad que sigue creciendo!
Quiero publicar

Inspiración.

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos las ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"

Bernard Shaw